Embargos

Blog temático sobre embargos

¿Cómo evitar el embargo?

El préstamo hipotecario que grava la vivienda habitual se han convertido en una de las losas más pesadas para la sociedad española.

El desempleo y la destrucción de todos los sectores está llevando a que los índices de morosidad se sitúen en los niveles más altos de la serie histórica analizada.

Los expertos y los estudios advierten ya de una segunda oleada de morosidad tras el verano que afectará a familias tradicionalmente solventes y sin problemas económicos.

Los expedientes de ejecución hipotecaria se acumulan en los juzgados sin más alternativa que el embargo dato que, según los datos conocidos, las hipotecas tienen más valor que la vivienda, cuyas caídas han sido constantes y aún no han tocado fondo.

El embargo se perfila como la única opción de las familias que no pueden seguir pagando la hipoteca y, en un escenario en el que ni tan siquiera el embargo elimina la deuda si la subasta no cubre lo que se debe al banco acreedor y, no se termina de afrontar la reforma de la ley hipotecaria que permita poner en marcha medidas temporales mientras dura la crisis, vamos a analizar cómo podemos evitar el embargo de la vivienda si se presenta una situación en la que no se puede seguir haciendo frente al pago mensual.

La teoría indica que la rebaja en la cuota hipotecaria para quienes tengan revisión en la actualidad podría suponer un ahorro de hasta 300 euros en la cuota mensual, lo que sin duda sería un respiro importante, sin embargo tenemos que tener en cuenta que la mayor parte de hipotecas tienen cláusulas suelo establecidas por lo que no resulta muy positivo estar pensando en una rebaja que, eventualmente, puede no llegar.

Si aún no ha entrado en situación de impago pero prevé que puede hacerlo, las opciones a su alcance pasan por intentar una subrogación a otra entidad que permita ampliar capital y adaptar las cuotas a sus necesidades.

Si ya se encuentra en situación de insolvencia, ha perdido el puesto de trabajo y sabe que va a incurrir en impago, acuda cuanto antes a la entidad infórmese de las opciones que tiene y notifique su situación al banco.

Puede ser un escenario adecuado para negociar la cláusula suelo y poder acceder a una rebaja considerable en la cuota, si a esto le suma el acceso a la moratoria de hipotecas del estado, podría ser una tabla de salvación.

Agote todas las vías posibles, incluyendo la opción de poner en venta la propiedad por un importe que cubra la deuda y las costas judiciales, con el fin de evitar el embargo.

Tagged as: , , , , , , ,

Leave a Response